¿Cuándo empieza un viaje?

Regreso de un viaje de prensa al triángulo de ciudades balnearias checas Karlovy Vary (Karlsbad) – Frantiskovy Lazne – Marianske Lazne (Marienbad). Todo es sugerencia, remite a algo ya paladeado en relatos y películas. Estoy ahí con damas del perrito, con todos esos rusos que siguen paseándose entre sombras, a veces como espectros, arrastrando su pesada melancolía. Imagino a Sergio Pitol, diplomático en Praga, consignando fantasmas en sanatorios fastuosos y viejos hoteles. Y sobre todo oigo a Austerlitz, todo ese largo pasaje tan hermoso de W. G. Sebald en donde dejé un punto de libro hace años: “A ambos lados del blanco camino de arena, que continuaba en curva, había árboles y arbustos oscuros, y Marie, a la que poco después perdí por completo, sólo por mi culpa, se puso a hablar a media voz para sí (…)”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: