Archivo de Categorías: El cielo sobre Barcelona

Más cielos

Nuevas atalayas desde la que vigilo el pasar. Feliz invierno, la luz ya crece.       

Más cielos

Nuevas atalayas desde la que vigilo el pasar. Feliz invierno, la luz ya crece.       

Atravieso

Extrañeza hasta en el día y en el mes. Hace un rato, leve irritación dispuesta a ser llanto. Horas atrás, calma en la plaza de tantas y de una Revolución, cuando vengo del mercado y sé que el último tendero

Atravieso

Extrañeza hasta en el día y en el mes. Hace un rato, leve irritación dispuesta a ser llanto. Horas atrás, calma en la plaza de tantas y de una Revolución, cuando vengo del mercado y sé que el último tendero

El corazón de las tinieblas

Esta mañana, cuando amanecía en el patio de vecinos, enarbolaba su luz una ventana.

El corazón de las tinieblas

Esta mañana, cuando amanecía en el patio de vecinos, enarbolaba su luz una ventana.

Debajo del mar

Mi vecino no se equivoca: “Va a caer la del pulpo”. Me gusta cuando el cielo se pone del revés.

Debajo del mar

Mi vecino no se equivoca: “Va a caer la del pulpo”. Me gusta cuando el cielo se pone del revés.

Reino intocado

Me mudo en breve, me iré de aquí, mi atalaya. Sin convocar a la nostalgia, sin inventario de felicidades, llevándomelo todo. Sé que amo salir tantas veces al balcón y, en este julio, el aire amigo en los pies cuando

Reino intocado

Me mudo en breve, me iré de aquí, mi atalaya. Sin convocar a la nostalgia, sin inventario de felicidades, llevándomelo todo. Sé que amo salir tantas veces al balcón y, en este julio, el aire amigo en los pies cuando

Vol de nuit

Sueño con un aviador ciego. Subimos a la avioneta. “Tranquila, estoy acostumbrado a moverme por referencias”. Conozco ese ir a tientas. No tengo miedo. Tampoco mucha confianza. Despegamos.

Vol de nuit

Sueño con un aviador ciego. Subimos a la avioneta. “Tranquila, estoy acostumbrado a moverme por referencias”. Conozco ese ir a tientas. No tengo miedo. Tampoco mucha confianza. Despegamos.

Tú. Sí, tú.

Desde el libro “El silencio de Dios y otras metáforas”, Gonzalo Sánchez-Terán no deja de interpelarme. Me dice que lo que compro, lo que opino y lo que voto repercute en la dignidad de millones de personas. Que no somos

Tú. Sí, tú.

Desde el libro “El silencio de Dios y otras metáforas”, Gonzalo Sánchez-Terán no deja de interpelarme. Me dice que lo que compro, lo que opino y lo que voto repercute en la dignidad de millones de personas. Que no somos

Perturbación atmosférica

Lo trajo el anticiclón. Un velo sobre todas las cosas, humo en calles y en distancias. Tiempo muerto.

Perturbación atmosférica

Lo trajo el anticiclón. Un velo sobre todas las cosas, humo en calles y en distancias. Tiempo muerto.

Amanece, que no es poco

Cuando retroceden las sombras, en ese momento en que alborea, y he dormido bien y mal, y es pronto y tarde, y hay día y noche, salgo al balcón e inspecciono el mundo. Algo se acaba y algo sigue.

Amanece, que no es poco

Cuando retroceden las sombras, en ese momento en que alborea, y he dormido bien y mal, y es pronto y tarde, y hay día y noche, salgo al balcón e inspecciono el mundo. Algo se acaba y algo sigue.

El cielo sobre Barcelona

A veces despertarse tiene estos premios. Leo que las nubes, que son cortinas en mi teatro del mundo, han “deslucido” un eclipse parcial de sol. Vaya. Por una vez, belleza sobre belleza.

El cielo sobre Barcelona

A veces despertarse tiene estos premios. Leo que las nubes, que son cortinas en mi teatro del mundo, han “deslucido” un eclipse parcial de sol. Vaya. Por una vez, belleza sobre belleza.