Reino intocado

Me mudo en breve, me iré de aquí, mi atalaya. Sin convocar a la nostalgia, sin inventario de felicidades, llevándomelo todo. Sé que amo salir tantas veces al balcón y, en este julio, el aire amigo en los pies cuando sesteo en el sofá y quedan suspendidos en el vacío. También cierta cualidad del silencio, que arropa o ahoga pero que me hace audible. Y luego está la sonrisa con la que me saluda cada mañana en la esquina el dueño del bar, aunque nunca haya entrado en ese bar.

  1. Taxman

    Llévate tu hogar. Hay quien no puede. Instala tu receptividad en otra rutina. Siempre encontrarás estímulos a la medida de tu sensibilidad.

  2. Gràcies. Que bé que escrius, Taxman.

  3. Pingback: Luna de los pobres, siempre abierta « De cerca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: