Archivo de Categorías: Casa

Cercos

Miércoles. Desde el sofá me doy cuenta con media sonrisa: los libros se han ido a sentar muy bien, o quizá sea yo la que mueva siempre el mundo en líneas. Ahí están, en paralelo, perpendiculares. La mesa que vino

Cercos

Miércoles. Desde el sofá me doy cuenta con media sonrisa: los libros se han ido a sentar muy bien, o quizá sea yo la que mueva siempre el mundo en líneas. Ahí están, en paralelo, perpendiculares. La mesa que vino

Hebra de sol

Al sentarme y sólo oír la palmera y ver la cortina moviéndose como una falda, no he necesitado hacer nada. A veces el silencio, cuando hasta la nevera me respeta, extiende una alfombra para eso que se me ovilla dentro y

Hebra de sol

Al sentarme y sólo oír la palmera y ver la cortina moviéndose como una falda, no he necesitado hacer nada. A veces el silencio, cuando hasta la nevera me respeta, extiende una alfombra para eso que se me ovilla dentro y

Soledad anticipatoria de palabras

“¡Qué pronto en el año empieza a ser tarde!”, escribió Henry David Thoreau. El aliento del otoño va extendiendo su manto de tinieblas a ritmo de Shostakovich y yo soy una de tantas mujeres que entra sola en la noche y deja

Soledad anticipatoria de palabras

“¡Qué pronto en el año empieza a ser tarde!”, escribió Henry David Thoreau. El aliento del otoño va extendiendo su manto de tinieblas a ritmo de Shostakovich y yo soy una de tantas mujeres que entra sola en la noche y deja

Plutón en Capricornio

    Leo que Plutón entró en Capricornio en el 2008 y que se quedará ahí hasta el 2024, completando sus 16 años de visita a cada signo e induciéndonos a todos los caprinos a una transformación profunda. Pero no hay

Plutón en Capricornio

    Leo que Plutón entró en Capricornio en el 2008 y que se quedará ahí hasta el 2024, completando sus 16 años de visita a cada signo e induciéndonos a todos los caprinos a una transformación profunda. Pero no hay

En la sombra

       Se acaba mi agenda y, en vez de tirarla, leo hacia atrás con temblor: entonces no podía saber nada, todo lo que ahora ya es último y ya es primero.

En la sombra

       Se acaba mi agenda y, en vez de tirarla, leo hacia atrás con temblor: entonces no podía saber nada, todo lo que ahora ya es último y ya es primero.

No molesto

Duermen seis perros la siesta del amo y arde una vela contra el frío. No consigo lo que el poeta, reposar la mirada en los perfiles de los muebles. Hago, persigo, redondeo, y todo quieta y silente. Fin de tarde, va

No molesto

Duermen seis perros la siesta del amo y arde una vela contra el frío. No consigo lo que el poeta, reposar la mirada en los perfiles de los muebles. Hago, persigo, redondeo, y todo quieta y silente. Fin de tarde, va

No se entiende

Tarde prendida con alfileres, el mundo sobre andamios. Hay calles y ropa al viento, nubes como jirones, deshielo en el congelador.

No se entiende

Tarde prendida con alfileres, el mundo sobre andamios. Hay calles y ropa al viento, nubes como jirones, deshielo en el congelador.

Tres por minuto

Lloro si descubro, de pie ante al fregadero, el avión que atraviesa el cielo señalando la línea del mar. ¿Por qué es éste un reloj de arena?

Tres por minuto

Lloro si descubro, de pie ante al fregadero, el avión que atraviesa el cielo señalando la línea del mar. ¿Por qué es éste un reloj de arena?

Escribo porque olvido

Escribo para fijar lo que me negará la memoria. Así, me explico. Así, me asisto. Escribo para saber: quién soy, qué sé. Escribo ahora también para vosotros, que ensancháis mis palabras. Gracias por todos los clics y gratitudes que animan

Escribo porque olvido

Escribo para fijar lo que me negará la memoria. Así, me explico. Así, me asisto. Escribo para saber: quién soy, qué sé. Escribo ahora también para vosotros, que ensancháis mis palabras. Gracias por todos los clics y gratitudes que animan

El corazón de las tinieblas

Esta mañana, cuando amanecía en el patio de vecinos, enarbolaba su luz una ventana.

El corazón de las tinieblas

Esta mañana, cuando amanecía en el patio de vecinos, enarbolaba su luz una ventana.

Estado de sitio

El piso adelgaza (tira más, más, me oigo desde hace días). Sale todo del armario. Lo que ha de seguirme va quedando dispuesto en cajas bien apiladas que coloco de manera que respeten mis recorridos. Avanzo bien por mi propio

Estado de sitio

El piso adelgaza (tira más, más, me oigo desde hace días). Sale todo del armario. Lo que ha de seguirme va quedando dispuesto en cajas bien apiladas que coloco de manera que respeten mis recorridos. Avanzo bien por mi propio

Bengala en el sofá

Estoy en India, escuchando lo que Buddhadeva Bose me tiene que contar en La mujer de mi vida (Seix Barral). Siento que cada página llega a la orilla de mi sofá metida en una botella. ¿Qué camino o qué derivas

Bengala en el sofá

Estoy en India, escuchando lo que Buddhadeva Bose me tiene que contar en La mujer de mi vida (Seix Barral). Siento que cada página llega a la orilla de mi sofá metida en una botella. ¿Qué camino o qué derivas