19 de febrero

Ella lo contó muy bien. Fueron más de veinte años de cartas cruzadas, de abrazos y emoción, algo que no acertamos aún a explicarnos, una decidida voluntad de no dejarnos. Y no por una vieja promesa ni por respetar al pasado sino -y eso es lo milagroso- por un sentimiento que el tiempo sigue justificando. Hace mucho que se me hizo imprescindible.

La tengo por mi ángel guardián, siempre defendiendo, alentando, apoyando. Y además la admiro. Por el modo en que se dedica a quienes más difícil lo tienen para hablar, a los que casi nadie escucha. Por cómo protesta en cada atropello. Porque tiene un campo de palabras siempre regadas y bien crecidas. Y por tantas otras cosas en las que es un ejemplo de nobleza e integridad.

Para ella estas flores que alguien hizo con botellas de plástico: lo bello también nace de lo feo. Y mi namasté, por el regalo de su amistad, por invitarme a ser digna de ella.

¡Feliz cumpleaños!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: