Luna de los pobres, siempre abierta

Planeo una despedida a las paredes y al incendio cotidiano del salón, pero es con los vecinos y conmigo misma con quien hablo.

“Te arrepentirás”, me dice el camarero de la sonrisa. Yo le abrazo, sé que ninguna maldición puede alcanzarme si ha recogido mis aloes y ahora montan guardia en la esquina del bar.

“¿Viene a buscarte tu marido?”, grita Núria desde sus años solos. Sí, le digo atónita. Está a punto de llegar.

Un Comentario

  1. Cristina Saez

    Qué preciosa, la foto!
    Qué preciosas, las letritas hilvanadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: