En pie, con los brazos abiertos

En lo alto del pueblo de Bonnieux, donde la vieja iglesia, prosperan desde hace más de cien años un puñado de cedros, cada uno como un estandarte de paciencia. Dice el Tao Te Ching: «El árbol cuyo tronco no puedes abrazar nació de un tallo fino como un cabello».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: