Me pido escribir

Vuelven las ganas, el llamamiento. Esta voz, que necesita papel, que lo grita, se me impuso hasta la treintena. Lo consigné casi todo, levanté acta de mi vida. Y luego, durante largos años, enmudecí en cuadernos avaros. Cuando ahora, alguna vez, la voz regresa, dos o tres días seguidos, cuando se cuela en el túnel del agotamiento con su látigo imperioso, respiro aliviada: sé quién soy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: