Presentes, y no obstante, en camino*

Me tengo que poner las gafas para asegurarme. Sí, un pájaro se ha estrellado contra el vidrio del salón y yace inmóvil en el suelo, con los ojos abiertos. Me quedo muy quieta. Ahí está el cadáver, ahí lo tengo. Y pienso en si no es como el corzo al que vio morir mi padre el otro día: una oportunidad, una restitución. No voy a llamar a ningún hombre para que se lo lleve. Me imbuyo del máximo respeto, lo tomo suavemente con papel –es mi modo de oración– y lo llevo ceremoniosa a la basura, notando el peso exacto de su rigidez.

En Menorca me hizo llorar el sol, que se fue tan rápido.

*La frase del título está extraída del texto de Bert Hellinger “Bendición a los muertos”, cuando habla de nuestra condición de huéspedes en la tierra. Se puede encontrar en el libro Pensamientos en el camino.

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: