Una vida es todo menos “una”

Vidrio4 Vidrio3 Vidrio

La noche respira con manecillas de reloj y ladridos. Es la prueba del silencio, el que hemos hecho para oírnos pensar. En el gesto más banal –al dejar la taza, al doblar la espalda– las palabras empiezan a acercarse como mariposas encontradizas. Esta es una soledad defendida y sólo ahora el inconsciente se acomoda (es insobornable, ha estado soñando todas las noches, me ha tensado los párpados como si el mundo fuera un ataque).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: