Una vida es todo menos «una»

Vidrio4 Vidrio3 Vidrio

La noche respira con manecillas de reloj y ladridos. Es la prueba del silencio, el que hemos hecho para oírnos pensar. En el gesto más banal –al dejar la taza, al doblar la espalda– las palabras empiezan a acercarse como mariposas encontradizas. Esta es una soledad defendida y sólo ahora el inconsciente se acomoda (es insobornable, ha estado soñando todas las noches, me ha tensado los párpados como si el mundo fuera un ataque).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s