Archivo de Categorías: Sueños

Deborahlibros, la librería de Katixa

La historia, de tanto contarla, tiene ya algo de leyenda: éramos dos niñas de seis años en un colegio de Barcelona, tan amigas que, aunque al final de aquel curso ella tuviera que irse a Madrid, nos prometimos cartas. Dijimos:

Deborahlibros, la librería de Katixa

La historia, de tanto contarla, tiene ya algo de leyenda: éramos dos niñas de seis años en un colegio de Barcelona, tan amigas que, aunque al final de aquel curso ella tuviera que irse a Madrid, nos prometimos cartas. Dijimos:

Si pudiera hablar

          El otoño cumple y multitud de hojas se apresuran por la calle huyendo del viento. En la cabecera de la cama, donde libro mis duelos, la cortina proyecta a media mañana diez minutos de luz

Si pudiera hablar

          El otoño cumple y multitud de hojas se apresuran por la calle huyendo del viento. En la cabecera de la cama, donde libro mis duelos, la cortina proyecta a media mañana diez minutos de luz

Mientras duermo

1. Mi casa se derrumba, le vence el peso en la fachada y cae hacia delante, pero estoy tranquila, no hay heridos. 2. Troto junto a un masái por un camino embarrado de África, lanzas en mano, ánimo tranquilo. Aparecen

Mientras duermo

1. Mi casa se derrumba, le vence el peso en la fachada y cae hacia delante, pero estoy tranquila, no hay heridos. 2. Troto junto a un masái por un camino embarrado de África, lanzas en mano, ánimo tranquilo. Aparecen

Sueño

Sueño con un elefante, un caballo y ¿un dragón? Donde veraneábamos, de nuevo oscuro, aunque quizá no de noche. Veo la zona de juegos, donde creábamos presas de barro y hacíamos correr el agua para que bajara desbordándose. El elefante

Sueño

Sueño con un elefante, un caballo y ¿un dragón? Donde veraneábamos, de nuevo oscuro, aunque quizá no de noche. Veo la zona de juegos, donde creábamos presas de barro y hacíamos correr el agua para que bajara desbordándose. El elefante

El cielo sobre Praga

Suele sucederme en los viajes. Hay un momento en el que empiezo a soñar, en el que me descubro soñándome. Entonces sé lo que me gustaría. Me ocurrió en Praga, de noche en el castillo, cuando dos guardias al paso

El cielo sobre Praga

Suele sucederme en los viajes. Hay un momento en el que empiezo a soñar, en el que me descubro soñándome. Entonces sé lo que me gustaría. Me ocurrió en Praga, de noche en el castillo, cuando dos guardias al paso

¿Cuándo empieza un viaje?

Regreso de un viaje de prensa al triángulo de ciudades balnearias checas Karlovy Vary (Karlsbad) – Frantiskovy Lazne – Marianske Lazne (Marienbad). Todo es sugerencia, remite a algo ya paladeado en relatos y películas. Estoy ahí con damas del perrito,

¿Cuándo empieza un viaje?

Regreso de un viaje de prensa al triángulo de ciudades balnearias checas Karlovy Vary (Karlsbad) – Frantiskovy Lazne – Marianske Lazne (Marienbad). Todo es sugerencia, remite a algo ya paladeado en relatos y películas. Estoy ahí con damas del perrito,

Alas

Me dijo (y he intentado no olvidarlo): “Tu único compromiso es contigo”.

Alas

Me dijo (y he intentado no olvidarlo): “Tu único compromiso es contigo”.

Llegar, haberse ido

Estreno de “La omisión de la familia Coleman” en el teatro Borràs de Barcelona. En el folleto: “Todo lo que yo podría ser y hacer si yo no estuviera aquí”. Y luego: “¿Podría alguna vez no estar aquí?”

Llegar, haberse ido

Estreno de “La omisión de la familia Coleman” en el teatro Borràs de Barcelona. En el folleto: “Todo lo que yo podría ser y hacer si yo no estuviera aquí”. Y luego: “¿Podría alguna vez no estar aquí?”