Un regalo

Llevábamos apenas unas horas en Praga. Por la súbita efervescencia de la sangre, nos dabámos cuenta de que habíamos pasado … Más