Un árbol en el tejado

Llega otra misiva del lector de Úbeda. De nuevo mecanografiada y perfecta en su arquitectura de palabras. Detrás de ella, un hombre cultivado, preciso. También un punto estrafalario, dado a los vuelos mentales, y, quizá por lo mismo, guasón. No quiere ser una higuera loca en un tejado, escribe, ha decidido convertirse en un cerezo en un balcón. Llama a ejercitarse, parece que en el arte de ser libre y consciente (“¡Ejercicio, ejercicio, ejercicio! Has de cambiar tu vida”).

PD: El árbol de la foto es un roble, y cualquier otra cosa que tú veas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: