Bárbara

Yo cruzaba la tarde buscando el sol, tomaba el camino a casa con una discreta desolación: quizá siempre hubiera estado equivocada. Me llamasteis desde el coche, os vi ahí metidos, apurando un bocadillo. Bromeamos, ahogando lo que hubiera de tristeza.  no podías saberlo pero me dijiste lo mejor. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s