Derecho a la coincidencia

Coll de Condreu-2 les vaques

Campos de colza rodeando Vic, demostrando su amarillo vibrante, sus franjas de ninguna bandera. Amapolas siempre francesas: coquelicots. Un árbol centinela tutelando ésta y esa otra casa. Y en la belleza de los prados, en la euforia del verde y del silencio del aire, y de los majuelos explotando en blanco, de pronto la naturalidad de la muerte: una vaca inerte junto a su ternero recién parido, también muerto, un acto fallido de la vida, ofrecido a nuestros ojos sin ceremonias, sin la violencia del grito o del llanto, sin ni siquiera una mosca. Puedo acercarme y, muy serena, mirar a los ojos de la muerte y a su sangre, y a todo eso que yo sigo preguntándome.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s