La miel caliente del sol

prado

Llegamos a un claro en el bosque que sirve de aparcamiento poco antes de alcanzar la ermita. Lo que hace un año se dejó desbrozado se propaga ahora con constelaciones de flores y una mancha de espigas ondulantes. Todo está derrochado por una naturaleza que insiste en la vida, que la intenta sin desmayo. Y las mariposas lo saben, mariposas amarillas, pardas y una que al abrirse es roja.

  1. I love the simplicity and beauty in this image, Yvette — how the grasses are blowing and moving!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: