Fuerteventura (I) – Jandía

DSCF4272

DSCF4276

DSCF4278

DSCF4287

DSCF4280

DSCF4322

DSCF4310

DSCF4323

DSCF4327

DSCF4335

DSCF4337

DSCF4341

Puertito de la Cruz

Puertito de la Cruz, punta de Jandía

Puertito de la Cruz

Breve lapso en Fuerteventura, dos días para verle la piel, áspera, hecha de piedra y de una arena escapada del Sahara. Dos días compartiendo su fatiga de vientos, la constancia inflexible de esos alisios que han estado bebiendo en el Atlántico. Avanzamos por su solitud, lejos de los compradores de sol, adentrados en la tierra yerma de lo que llaman malpaís.

Vamos hacia el sur, pasada la cintura delgada del istmo que ata la península de Jandía a la isla. Ahí el viento sopla la arena en ráfagas doradas por encima del negro rectilíneo de la carretera, hacia el otro mar, de costa a costa, y la lleva así al desierto de la larga y ancha playa de Sotavento, tan bella y ese día tan inhóspita, con la arena furiosa estrellándose en dardos contra las pantorrillas.

Seguimos aún más al sur, hasta el final, donde se juntan las costas y los mares. Hay un puertito hecho de casas cerradas en forma de cubo, presididas por un aerogenerador que se les clava como una banderilla. Un pueblo fantasma, en un desierto de acuarela, nada. Pero el mar, eléctrico de azules, avanzando en bocas de espuma, contradiciendo el desmayo de colores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: