Fuerteventura (y II) – Betancuria

DSCF4171

DSCF4204

DSCF4206

DSCF4207

DSCF4220

DSCF4232

DSCF4243

DSCF4249

DSCF4230

DSCF4214

DSCF4260

DSCF4268

Vine a la isla leyendo Pedro Páramo, y la Comala de Rulfo se me fue componiendo en los llanos pedregosos de la isla, en los pueblos cruzados por el silencio, en los grupos de tres hombres nomás mirando desde la oscuridad de un bar. Todo eso me gustó. La desnudez de la primera tarde. Después, las palmeras se ennegrecieron y perdieron toda compostura, se volvieron escobas viejas que el viento quería desmochar. Fuerteventura se nos hizo un mundo alucinado, cenizo como de luna a veces, terroso casi marciano en otras. Un lugar severo, devorado por las cabras, comandado por el viento y, sin embargo, tan despojado de todo que resultaba bienhechor.

  1. nOelia

    Precioso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: