La noche llega a Córdoba

DSCN2330

DSCN2383

DSCN2428

IMG_7905

DSCN2539

DSCN2481

DSCN2496

DSCN2489

 

DSCN2747

Fue en junio. El trigo estaba ya para recoger. Quedaba, vigoroso, el girasol, que era esa franja verdiamarilla en la que terminaba la ciudad. Por la noche subimos a la azotea del hotel. Córdoba se disponía a dormir, vimos apagarse las luces del Patio de los Naranjos. Algunos clientes habían estado cenando en una mesa y las faldas del mantel volaban al primer aire fresco del día. Seguían las copas manchadas y las servilletas arrugadas. Nos pareció haber llegado a una escena ya representada, cuando la acción ha terminado y todos se han marchado, y, al mismo tiempo, estar todavía en ella, haber accedido al contínuum en el que se sucede la vida, a un sustrato anterior, superior a cualquier episodio humano. El rumor de las calles anchas y las carreteras en la linde con el campo pacificaba la noche y hacía que, a pesar de nuestro cansancio, ese fuera un momento privilegiado en el que sintiéramos que se nos quería comunicar algo, el rastro de la vida tal vez, el mundo después del hombre, cuando ya se ha ido y permanecen vagamente sus señales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: