Una intuición de vastedad

DSCF9865

DSCF9968

Desde que vivo entre montañas, con perros y acceso inmediato a bosques y torrentes, noto una comunicación creciente con lo natural. Siento que, en cada paseo, al librarme a la apreciación de nuevos detalles, la naturaleza me integra y me permite así ser auténticamente humana.

Recuerdo un primer episodio de fusión con la naturaleza, de verdadera pertenencia al mundo, una tarde de verano en un lago finlandés. Era el año 1997. Yo estaba sola, desnuda en ese lago al que me había lanzado. El agua era negra, de una pesadez próxima a la del mercurio, y toda mi piel sentía la extrañeza del contacto con unas algas ondulantes. El cielo se tornó entonces violeta. Vi los árboles como sombras negras y, por un instante, fui todo eso a la vez, formé parte de aquello. Aún recuerdo esa intuición de vastedad. Los confines de mi cuerpo, mis fronteras sobre la tierra, se volvieron insignificantes y me supe universo, galaxia remota, vida amiga de toda vida.

  1. Reblogueó esto en olordemandarinay comentado:
    La Sensibilitat de la Yvette em commou.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: