Archivo de Categorías: Amor

Llegado el momento

Si lo pienso, me cuesta, no lloro, noto el esfuerzo del topo avanzando en la oscuridad. Pero si Álex me toca el pie, si pone una canción que enciende los años, si le anuncio lluvias con el pulso en la

Llegado el momento

Si lo pienso, me cuesta, no lloro, noto el esfuerzo del topo avanzando en la oscuridad. Pero si Álex me toca el pie, si pone una canción que enciende los años, si le anuncio lluvias con el pulso en la

Ya empieza a pasar el tiempo

Regresamos y la luz es última, casi horizontal. Desvela nuevas sombras, se divierte con la hierba. Todo es japonés: el arce, los caquis como bolas de Navidad en el árbol desnudo de la esquina. Regresamos y hemos comido sopa de

Ya empieza a pasar el tiempo

Regresamos y la luz es última, casi horizontal. Desvela nuevas sombras, se divierte con la hierba. Todo es japonés: el arce, los caquis como bolas de Navidad en el árbol desnudo de la esquina. Regresamos y hemos comido sopa de

Posible

Yo no me di cuenta hasta que él lo dijo: llevábamos un rato en silencio. Es verdad, reparé. Para ser una primera cita, estaba todo yendo muy bien.

Posible

Yo no me di cuenta hasta que él lo dijo: llevábamos un rato en silencio. Es verdad, reparé. Para ser una primera cita, estaba todo yendo muy bien.

Hermoso y sutil

Noelia me envía el tráiler de su documental, hecho robándole horas al sueño. Pasaba cada mañana por la prisión de Ámsterdam, camino del trabajo, y detenía su bici para grabar.

Hermoso y sutil

Noelia me envía el tráiler de su documental, hecho robándole horas al sueño. Pasaba cada mañana por la prisión de Ámsterdam, camino del trabajo, y detenía su bici para grabar.

Últimas visitas

Cansada de elegir, contenta de tirar. Y todavía ojos para esta luz que entra sin llamar, apunta con su dedo y corre a desvanecerse.

Últimas visitas

Cansada de elegir, contenta de tirar. Y todavía ojos para esta luz que entra sin llamar, apunta con su dedo y corre a desvanecerse.

Gitanjali (ofrenda lírica) de R. Tagore

Sólo espero el amor para renunciar a mí mismo entre sus manos. Por ello es tan tarde, por ello soy culpable de tantas omisiones. Todos comparecen con sus leyes y sus códigos para atarme, pero yo escapo siempre, pues sólo

Gitanjali (ofrenda lírica) de R. Tagore

Sólo espero el amor para renunciar a mí mismo entre sus manos. Por ello es tan tarde, por ello soy culpable de tantas omisiones. Todos comparecen con sus leyes y sus códigos para atarme, pero yo escapo siempre, pues sólo