Archivo de Categorías: Río

Misisipí, campos de algodón

Al final de Catalunya, en su costa más meridional, el Ebro conoce al mar con un beso de tierra. Renuncia: entrega duna, marisma, arrozal. Nosotros recorremos las tardes hacia la playa del eucalipto, bajamos las ventanas del coche y aspiramos

Misisipí, campos de algodón

Al final de Catalunya, en su costa más meridional, el Ebro conoce al mar con un beso de tierra. Renuncia: entrega duna, marisma, arrozal. Nosotros recorremos las tardes hacia la playa del eucalipto, bajamos las ventanas del coche y aspiramos

Estreno

“Está naciendo la primavera”, me dice. Semana a semana salimos a vigilar los árboles, la luz que regresa. Hoy el río llevaba el verde de unos ojos, podías ensimismarte viéndole el oro, y el aire traía sol y el blanco

Estreno

“Está naciendo la primavera”, me dice. Semana a semana salimos a vigilar los árboles, la luz que regresa. Hoy el río llevaba el verde de unos ojos, podías ensimismarte viéndole el oro, y el aire traía sol y el blanco

Luchar el silencio

El ruido se me ha agolpado en el corazón con un latido de puño. Me preguntan qué tal y yo me busco, pero sólo para mí, estoy hacia dentro.

Luchar el silencio

El ruido se me ha agolpado en el corazón con un latido de puño. Me preguntan qué tal y yo me busco, pero sólo para mí, estoy hacia dentro.

Notas de viaje

I.Medianoche en Madeira. Maleza. Funchal como un zumbido, en sartas de luces, precipitada por la ladera hasta el beso del mar. Música lejana de una fiesta, de otros veranos. Me acodo en el balcón y mientras me voy trayendo dulcemente

Notas de viaje

I.Medianoche en Madeira. Maleza. Funchal como un zumbido, en sartas de luces, precipitada por la ladera hasta el beso del mar. Música lejana de una fiesta, de otros veranos. Me acodo en el balcón y mientras me voy trayendo dulcemente

París en flor

Vamos a París y no entramos en los museos ni en las tiendas. Vamos a los parques. Y al río. Encontramos lo eterno: las flores fugaces, el agua que pasa. Subimos los nueves escalones hasta monsieur Padoux, que es reservado

París en flor

Vamos a París y no entramos en los museos ni en las tiendas. Vamos a los parques. Y al río. Encontramos lo eterno: las flores fugaces, el agua que pasa. Subimos los nueves escalones hasta monsieur Padoux, que es reservado

El río que nos lleva

En La historia de un arroyo, Élisée Reclus escribió que todo curso de agua repite la historia del universo: nace de una gota, recibe la luz del sol y de la luna, trabajan en él todas las fuerzas cósmicas para

El río que nos lleva

En La historia de un arroyo, Élisée Reclus escribió que todo curso de agua repite la historia del universo: nace de una gota, recibe la luz del sol y de la luna, trabajan en él todas las fuerzas cósmicas para