Lasitud

Algo me abandona en los músculos más profundos y no puedo más que tenderme sobre el sofá. Me desmadejo. El sol llega a través de la cortina y me calienta los huesos, la piel, las células infinitas. No duermo, tampoco me muevo. Oigo un leve hacer en mi interior, el rumor de la sangre donde más le cuesta. Permanezco así más de una hora, en mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: