Archivo de Categorías: Mundo

Norte

Cinco días en Finlandia, quince años después. Todo intacto, salvo mi vida.

Norte

Cinco días en Finlandia, quince años después. Todo intacto, salvo mi vida.

Caligrafías

                Atravesamos los campos que la vía férrea ha hendido, la Castilla a cuadros, de encinas sobre manto rubio. Ha entrado el estío y lo verde se agosta.

Caligrafías

                Atravesamos los campos que la vía férrea ha hendido, la Castilla a cuadros, de encinas sobre manto rubio. Ha entrado el estío y lo verde se agosta.

París en flor

Vamos a París y no entramos en los museos ni en las tiendas. Vamos a los parques. Y al río. Encontramos lo eterno: las flores fugaces, el agua que pasa. Subimos los nueves escalones hasta monsieur Padoux, que es reservado

París en flor

Vamos a París y no entramos en los museos ni en las tiendas. Vamos a los parques. Y al río. Encontramos lo eterno: las flores fugaces, el agua que pasa. Subimos los nueves escalones hasta monsieur Padoux, que es reservado

André Padoux

Tras meses intercambiando e-mails, mañana por fin nos encontramos en su casa de París. Tiene 92 años. Nació en Pekín, hijo de un diplomático francés. Él mismo siguió después una larga carrera que le llevó a las embajadas francesas de

André Padoux

Tras meses intercambiando e-mails, mañana por fin nos encontramos en su casa de París. Tiene 92 años. Nació en Pekín, hijo de un diplomático francés. Él mismo siguió después una larga carrera que le llevó a las embajadas francesas de

Campo toscano

             2 de enero en Val di Pesa. Me siento en la mesa frente a la ventana. Siento el revuelo de mi mente, la llamada de las palabras, ahora llegando como una bandada de pájaros

Campo toscano

             2 de enero en Val di Pesa. Me siento en la mesa frente a la ventana. Siento el revuelo de mi mente, la llamada de las palabras, ahora llegando como una bandada de pájaros

Siena

3 de enero en Siena. Sopa toscana (“ribollita”) y pasta (“pici”) en el restaurante de Serafino, que camina a paso algo antiguo y rige con vaso de vino y cierta vehemencia. Paredes y luces de hace unas décadas, en una

Siena

3 de enero en Siena. Sopa toscana (“ribollita”) y pasta (“pici”) en el restaurante de Serafino, que camina a paso algo antiguo y rige con vaso de vino y cierta vehemencia. Paredes y luces de hace unas décadas, en una

Florencia

                       1 de enero en Florencia. Señoras de visones de aspecto fiero, acostumbradas a la bruma. Un caricaturista taciturno, esperando suerte en un charco de luz frente a los Uffizi. La

Florencia

                       1 de enero en Florencia. Señoras de visones de aspecto fiero, acostumbradas a la bruma. Un caricaturista taciturno, esperando suerte en un charco de luz frente a los Uffizi. La

Carnet de voyage

1. Es día de mercado en Ménerbes. No encuentro la oficina de correos y me he dejado unos tomates pagados en alguna parte. Más de un tendero se percata de mi ir y venir. Finalmente doy con la Poste. Un

Carnet de voyage

1. Es día de mercado en Ménerbes. No encuentro la oficina de correos y me he dejado unos tomates pagados en alguna parte. Más de un tendero se percata de mi ir y venir. Finalmente doy con la Poste. Un

Sombras

Todos duermen y yo no puedo. No aún, no de día ni en un tren. Observo: la mano en el rostro de un hombre apesadumbrado, abierta como un abanico para sus sueños fatigados. Sigo las líneas que dibuja su gesto,

Sombras

Todos duermen y yo no puedo. No aún, no de día ni en un tren. Observo: la mano en el rostro de un hombre apesadumbrado, abierta como un abanico para sus sueños fatigados. Sigo las líneas que dibuja su gesto,

Bengala en el sofá

Estoy en India, escuchando lo que Buddhadeva Bose me tiene que contar en La mujer de mi vida (Seix Barral). Siento que cada página llega a la orilla de mi sofá metida en una botella. ¿Qué camino o qué derivas

Bengala en el sofá

Estoy en India, escuchando lo que Buddhadeva Bose me tiene que contar en La mujer de mi vida (Seix Barral). Siento que cada página llega a la orilla de mi sofá metida en una botella. ¿Qué camino o qué derivas

Días de Bohemia

Felicidad en Cheb, comiendo obleas y mirando ventanas. Libertad de vagar, de ser extranjera, de un tiempo perdido -o que no hay que ganar- en un lugar de paso, en un momento inesperado.

Días de Bohemia

Felicidad en Cheb, comiendo obleas y mirando ventanas. Libertad de vagar, de ser extranjera, de un tiempo perdido -o que no hay que ganar- en un lugar de paso, en un momento inesperado.