Archivo de Categorías: Música

Sin cálculo

Algunas canciones me transportan al territorio por el que parece discurrir la verdadera vida. Me atraviesan límpidas, sin el parapeto de las palabras, y me noto entonces expresarme en sus notas y en la fuerza que las impulsa con un

Sin cálculo

Algunas canciones me transportan al territorio por el que parece discurrir la verdadera vida. Me atraviesan límpidas, sin el parapeto de las palabras, y me noto entonces expresarme en sus notas y en la fuerza que las impulsa con un

El piano ruso

Muchas veces había necesitado escribir con un piano ruso, como el Glinka lento de Sergey Yevtushenko, para una cadencia de verso que convocara lo más cristalino de mi alma. Hoy he vuelto a escucharlo y sigue llegando intacto a ese fondo de mí misma

El piano ruso

Muchas veces había necesitado escribir con un piano ruso, como el Glinka lento de Sergey Yevtushenko, para una cadencia de verso que convocara lo más cristalino de mi alma. Hoy he vuelto a escucharlo y sigue llegando intacto a ese fondo de mí misma

Soledad anticipatoria de palabras

“¡Qué pronto en el año empieza a ser tarde!”, escribió Henry David Thoreau. El aliento del otoño va extendiendo su manto de tinieblas a ritmo de Shostakovich y yo soy una de tantas mujeres que entra sola en la noche y deja

Soledad anticipatoria de palabras

“¡Qué pronto en el año empieza a ser tarde!”, escribió Henry David Thoreau. El aliento del otoño va extendiendo su manto de tinieblas a ritmo de Shostakovich y yo soy una de tantas mujeres que entra sola en la noche y deja

París en flor

Vamos a París y no entramos en los museos ni en las tiendas. Vamos a los parques. Y al río. Encontramos lo eterno: las flores fugaces, el agua que pasa. Subimos los nueves escalones hasta monsieur Padoux, que es reservado

París en flor

Vamos a París y no entramos en los museos ni en las tiendas. Vamos a los parques. Y al río. Encontramos lo eterno: las flores fugaces, el agua que pasa. Subimos los nueves escalones hasta monsieur Padoux, que es reservado

Principio

Spiegel im Spiegel en el coche mientras entra la noche y podríamos irnos muy lejos, juntos de viaje. Pero no puedo decírselo, no nos conocemos.

Principio

Spiegel im Spiegel en el coche mientras entra la noche y podríamos irnos muy lejos, juntos de viaje. Pero no puedo decírselo, no nos conocemos.

Inmensa luna, cielo al revés

He contado los veranos que hace de aquella coincidencia en Buenos Aires. Estábamos de vacaciones, nos citamos tres días seguidos (nunca aquí, no a solas, y eso que hermanos). Recuerdo ahora la extrañeza de tu amiga: “Deberían verse más en

Inmensa luna, cielo al revés

He contado los veranos que hace de aquella coincidencia en Buenos Aires. Estábamos de vacaciones, nos citamos tres días seguidos (nunca aquí, no a solas, y eso que hermanos). Recuerdo ahora la extrañeza de tu amiga: “Deberían verse más en

Toucher nonchalant

En las obras de Albéniz más luminosas hay muchas veces escondida una exigencia técnica feroz. Hacen falta más de diez dedos, aseguran los pianistas, para la exuberancia de notas y acordes que pide la partitura. Sin embargo, en los pasajes

Toucher nonchalant

En las obras de Albéniz más luminosas hay muchas veces escondida una exigencia técnica feroz. Hacen falta más de diez dedos, aseguran los pianistas, para la exuberancia de notas y acordes que pide la partitura. Sin embargo, en los pasajes