Entradas etiquetadas: Cuerpomente

Cita en Horta de la Viola

En junio, a pesar del calor prematuro y de la insistencia de las obligaciones, hubo un tiempo que decidí para el disfrute. Un miércoles conduje hasta la huerta de Maren en l’Empordà y pasé en compañía de ella y de

Cita en Horta de la Viola

En junio, a pesar del calor prematuro y de la insistencia de las obligaciones, hubo un tiempo que decidí para el disfrute. Un miércoles conduje hasta la huerta de Maren en l’Empordà y pasé en compañía de ella y de

Un oído finísimo para el mundo vegetal

  Muchos jardineros dicen que cuidar sus plantas es su forma de meditar, que restauran así su conexión con la tierra. Estos son fragmentos de un artículo que escribí hace meses para la revista Cuerpomente.   El sonido quedo de una manguera

Un oído finísimo para el mundo vegetal

  Muchos jardineros dicen que cuidar sus plantas es su forma de meditar, que restauran así su conexión con la tierra. Estos son fragmentos de un artículo que escribí hace meses para la revista Cuerpomente.   El sonido quedo de una manguera

El jardinero que hay en ti

Dice Santiago Beruete (Pamplona, 1961) que su libro Jardinosofía, una historia filosófica de los jardines (Turner Noema, 2016) tendría otro tono y otro estilo si no lo hubiera escrito con las manos encallecidas por la azada, la podadora y las

El jardinero que hay en ti

Dice Santiago Beruete (Pamplona, 1961) que su libro Jardinosofía, una historia filosófica de los jardines (Turner Noema, 2016) tendría otro tono y otro estilo si no lo hubiera escrito con las manos encallecidas por la azada, la podadora y las

Convocar a la belleza

Un señor de Badajoz, “sabio de auroras y noches de sigilo”, me ha escrito en versos que mi texto “Felicidad tangible” (publicado en el nº 245 de Cuerpomente y adjunto aquí en pdf) le he abierto sus “pupilas doloridas de hastío”. Desandará el

Convocar a la belleza

Un señor de Badajoz, “sabio de auroras y noches de sigilo”, me ha escrito en versos que mi texto “Felicidad tangible” (publicado en el nº 245 de Cuerpomente y adjunto aquí en pdf) le he abierto sus “pupilas doloridas de hastío”. Desandará el

Humo en la cumbre

“Ha llegado una carta rara. La mayoría de lectores no la entenderá”, me anuncia el director de la revista. El sobre, manuscrito, lleva matasellos de Granada. Un hombre de Úbeda nos ha mandado un folio escrito a máquina, fechado el

Humo en la cumbre

“Ha llegado una carta rara. La mayoría de lectores no la entenderá”, me anuncia el director de la revista. El sobre, manuscrito, lleva matasellos de Granada. Un hombre de Úbeda nos ha mandado un folio escrito a máquina, fechado el