Entradas etiquetadas: Montseny

Declinación

Aún queda otoño en el bosque, un titubeo de hojas y de colores marcando la pausa entre lo dado y el porvenir. La declinación al frío es suave y en los jardines hay rosas desparramándose al sol, triunfales. Pero para mañana hay anunciada la primera helada.

Declinación

Aún queda otoño en el bosque, un titubeo de hojas y de colores marcando la pausa entre lo dado y el porvenir. La declinación al frío es suave y en los jardines hay rosas desparramándose al sol, triunfales. Pero para mañana hay anunciada la primera helada.

Luz de miel

Mi mundo se expande con tantos nuevos detalles que lo van completando poco a poco.

Luz de miel

Mi mundo se expande con tantos nuevos detalles que lo van completando poco a poco.

Deriva

Decidimos, todas las veces, un nuevo camino por el que derivar.

Deriva

Decidimos, todas las veces, un nuevo camino por el que derivar.

Ahí afuera

Sigo alimentada por la belleza. Aquí la vista se ejercita todos los días con noticias de sombras y de colores. Lo natural se prodiga en matices y yo decido muchas veces mirar, dejarme traspasar por la abundancia de la vida, sentir un

Ahí afuera

Sigo alimentada por la belleza. Aquí la vista se ejercita todos los días con noticias de sombras y de colores. Lo natural se prodiga en matices y yo decido muchas veces mirar, dejarme traspasar por la abundancia de la vida, sentir un

La posibilidad de la belleza

La tormenta de la noche ha levantado un domingo desperezado con vapores, saludado de luna en las primeras horas. Hemos ido dirigiendo nuestros pasos atendiendo a la belleza, tan profusamente regalada en el Montseny, sin darnos cuenta de que cumplíamos un antiguo deseo

La posibilidad de la belleza

La tormenta de la noche ha levantado un domingo desperezado con vapores, saludado de luna en las primeras horas. Hemos ido dirigiendo nuestros pasos atendiendo a la belleza, tan profusamente regalada en el Montseny, sin darnos cuenta de que cumplíamos un antiguo deseo

Menos

¿Qué paz nueva es ésta que me recorre? Me he vuelto doméstica, mínima, entregada. Ofrezco amor. Me apresura la belleza.  

Menos

¿Qué paz nueva es ésta que me recorre? Me he vuelto doméstica, mínima, entregada. Ofrezco amor. Me apresura la belleza.  

Impronta

  El verano ha sido, en nuestros caminos, próspero, murmurante. Yo me he entusiasmado. El verde apretado, las flores blancas alzadas al sol, todo eso mínimo y constante me ha bastado y colmado, me ha hecho –¿puedo decirlo?– feliz, empequeñecidamente

Impronta

  El verano ha sido, en nuestros caminos, próspero, murmurante. Yo me he entusiasmado. El verde apretado, las flores blancas alzadas al sol, todo eso mínimo y constante me ha bastado y colmado, me ha hecho –¿puedo decirlo?– feliz, empequeñecidamente

Dentro de la vida, fuera del tiempo

Tanta primavera bajo el melocotonero en flor. Un sol que llama a lo verde, que lo saca de la tierra. Y aun así vuelvo a la niebla, que fue hermosa y que nos ayudó a la abstracción. “Cabe vivir dentro

Dentro de la vida, fuera del tiempo

Tanta primavera bajo el melocotonero en flor. Un sol que llama a lo verde, que lo saca de la tierra. Y aun así vuelvo a la niebla, que fue hermosa y que nos ayudó a la abstracción. “Cabe vivir dentro

La verdad de la niebla

Intento encontrar el color para esta niebla densa con la que el cielo bajó ayer al Tagamanent. Nos dio un mundo nuevo, de sólo lo próximo. Sentíamos en su vacío intimidante un propósito de barrer y desnudar, y las ramas

La verdad de la niebla

Intento encontrar el color para esta niebla densa con la que el cielo bajó ayer al Tagamanent. Nos dio un mundo nuevo, de sólo lo próximo. Sentíamos en su vacío intimidante un propósito de barrer y desnudar, y las ramas

Murmullo en la tarde

¿Has visto ese fresno?, me pregunta. Sí, lo he visto temblar de amarillo entre el verde. Ese fresno llueve, añade.

Murmullo en la tarde

¿Has visto ese fresno?, me pregunta. Sí, lo he visto temblar de amarillo entre el verde. Ese fresno llueve, añade.