Archivo de Categorías: Conciencia

Plutón en Capricornio

    Leo que Plutón entró en Capricornio en el 2008 y que se quedará ahí hasta el 2024, completando sus 16 años de visita a cada signo e induciéndonos a todos los caprinos a una transformación profunda. Pero no hay

Plutón en Capricornio

    Leo que Plutón entró en Capricornio en el 2008 y que se quedará ahí hasta el 2024, completando sus 16 años de visita a cada signo e induciéndonos a todos los caprinos a una transformación profunda. Pero no hay

No molesto

Duermen seis perros la siesta del amo y arde una vela contra el frío. No consigo lo que el poeta, reposar la mirada en los perfiles de los muebles. Hago, persigo, redondeo, y todo quieta y silente. Fin de tarde, va

No molesto

Duermen seis perros la siesta del amo y arde una vela contra el frío. No consigo lo que el poeta, reposar la mirada en los perfiles de los muebles. Hago, persigo, redondeo, y todo quieta y silente. Fin de tarde, va

Comunica

Hay una hora del ángelus sólo mía, siempre cambiante, agazapada en el día, cuando las montañas se ponen azules y las sombras se van comiendo el cielo, o si subo a casa y el segundo piso es demasiado alto para

Comunica

Hay una hora del ángelus sólo mía, siempre cambiante, agazapada en el día, cuando las montañas se ponen azules y las sombras se van comiendo el cielo, o si subo a casa y el segundo piso es demasiado alto para

Lección de sobremesa

La luz hiere a esta hora en que ninguna calle es amiga. Cierro las contraventanas. Se cuela entonces un rayo que ilumina.

Lección de sobremesa

La luz hiere a esta hora en que ninguna calle es amiga. Cierro las contraventanas. Se cuela entonces un rayo que ilumina.

Punto de vista

Luis me reajusta tres vértebras cervicales desplazadas. Me incorporo de la camilla, pongo los pies en el suelo y noto la extraña sensación de estar inclinada, como la torre de Pisa. -¿Cómo te sientes? -Torcida. -Pero era antes cuando estabas

Punto de vista

Luis me reajusta tres vértebras cervicales desplazadas. Me incorporo de la camilla, pongo los pies en el suelo y noto la extraña sensación de estar inclinada, como la torre de Pisa. -¿Cómo te sientes? -Torcida. -Pero era antes cuando estabas

Dardo

En alguna parte del libro “Nuestra salud innata”, de Chögyam Trungpa, se puede leer: “No temamos ser tontos, empecemos siendo tontos”. No puedo recordar si justamente aparece en el prólogo, que firma otra autora. El caso es que me gusta,

Dardo

En alguna parte del libro “Nuestra salud innata”, de Chögyam Trungpa, se puede leer: “No temamos ser tontos, empecemos siendo tontos”. No puedo recordar si justamente aparece en el prólogo, que firma otra autora. El caso es que me gusta,

Mujeres que nos han precedido

Me detiene la lluvia, que cae furiosa, intempestiva: no hay más que apretarse en el portal y esperar a que amaine. Cualquier paraguas sobra, y además no llevo. Al momento, en esa hermandad improvisada con otros, me doy cuenta de

Mujeres que nos han precedido

Me detiene la lluvia, que cae furiosa, intempestiva: no hay más que apretarse en el portal y esperar a que amaine. Cualquier paraguas sobra, y además no llevo. Al momento, en esa hermandad improvisada con otros, me doy cuenta de

Tú. Sí, tú.

Desde el libro “El silencio de Dios y otras metáforas”, Gonzalo Sánchez-Terán no deja de interpelarme. Me dice que lo que compro, lo que opino y lo que voto repercute en la dignidad de millones de personas. Que no somos

Tú. Sí, tú.

Desde el libro “El silencio de Dios y otras metáforas”, Gonzalo Sánchez-Terán no deja de interpelarme. Me dice que lo que compro, lo que opino y lo que voto repercute en la dignidad de millones de personas. Que no somos