Archivo de Categorías: Miradas

Cuatro años de blog

No sé decir bien el por qué de este blog. Al principio había flores, recuerdo una buganvilla seca sobre el blanco de la mesa y mi deslumbramiento por aquella transparencia de papel de seda. Al principio me parece que hubo eso, el tiempo de

Cuatro años de blog

No sé decir bien el por qué de este blog. Al principio había flores, recuerdo una buganvilla seca sobre el blanco de la mesa y mi deslumbramiento por aquella transparencia de papel de seda. Al principio me parece que hubo eso, el tiempo de

Ahí afuera

Sigo alimentada por la belleza. Aquí la vista se ejercita todos los días con noticias de sombras y de colores. Lo natural se prodiga en matices y yo decido muchas veces mirar, dejarme traspasar por la abundancia de la vida, sentir un

Ahí afuera

Sigo alimentada por la belleza. Aquí la vista se ejercita todos los días con noticias de sombras y de colores. Lo natural se prodiga en matices y yo decido muchas veces mirar, dejarme traspasar por la abundancia de la vida, sentir un

Ciencia infusa

Me dijo que las islas no flotaban y no pude soportar la idea, toda esa tierra sumergida y amarrada, como un grillete en los tobillos. Me fue imposible renunciar a la poética de la deriva, tomé la decisión de seguir

Ciencia infusa

Me dijo que las islas no flotaban y no pude soportar la idea, toda esa tierra sumergida y amarrada, como un grillete en los tobillos. Me fue imposible renunciar a la poética de la deriva, tomé la decisión de seguir

Cercos

Miércoles. Desde el sofá me doy cuenta con media sonrisa: los libros se han ido a sentar muy bien, o quizá sea yo la que mueva siempre el mundo en líneas. Ahí están, en paralelo, perpendiculares. La mesa que vino

Cercos

Miércoles. Desde el sofá me doy cuenta con media sonrisa: los libros se han ido a sentar muy bien, o quizá sea yo la que mueva siempre el mundo en líneas. Ahí están, en paralelo, perpendiculares. La mesa que vino

Habla a sus 150 años

Corrimos al museo sin desayunar, horas antes de la boda que nos había llevado a Helsinki. Creí asistir a una revelación, incluso haber viajado a Finlandia sólo para descubrir a esa mujer, con la que podía confraternizar. Pero en la

Habla a sus 150 años

Corrimos al museo sin desayunar, horas antes de la boda que nos había llevado a Helsinki. Creí asistir a una revelación, incluso haber viajado a Finlandia sólo para descubrir a esa mujer, con la que podía confraternizar. Pero en la

Lo que amo nace sin parar*

   Vemos de lejos un gran espejo ajado que nos niega con su gris opaco, como el mundo al poeta. Pero de cerca es oro y regala. *El verso está tomado de Odysseas Elytis (1911-1996)

Lo que amo nace sin parar*

   Vemos de lejos un gran espejo ajado que nos niega con su gris opaco, como el mundo al poeta. Pero de cerca es oro y regala. *El verso está tomado de Odysseas Elytis (1911-1996)

Mentira

      La tarde tiene estos desmanes: luz que modifica, que enciende negruras y pare trópicos.

Mentira

      La tarde tiene estos desmanes: luz que modifica, que enciende negruras y pare trópicos.

Sur le pont d’Avignon

“A veces vuelo un poco, y lo veo todo mejor”, leo en la postal que me envía Katixa.

Sur le pont d’Avignon

“A veces vuelo un poco, y lo veo todo mejor”, leo en la postal que me envía Katixa.

¿Qué ves?

Escucho decir a José Manuel Navia que uno fotografía el mundo en el que le apetece estar. Aquí, en esta fuente de Sant Felip Neri en la que es junio y llueven flores, hay balnearios checos y palomas que bailan salsa y son.

¿Qué ves?

Escucho decir a José Manuel Navia que uno fotografía el mundo en el que le apetece estar. Aquí, en esta fuente de Sant Felip Neri en la que es junio y llueven flores, hay balnearios checos y palomas que bailan salsa y son.

Mujeres que nos han precedido

Me detiene la lluvia, que cae furiosa, intempestiva: no hay más que apretarse en el portal y esperar a que amaine. Cualquier paraguas sobra, y además no llevo. Al momento, en esa hermandad improvisada con otros, me doy cuenta de

Mujeres que nos han precedido

Me detiene la lluvia, que cae furiosa, intempestiva: no hay más que apretarse en el portal y esperar a que amaine. Cualquier paraguas sobra, y además no llevo. Al momento, en esa hermandad improvisada con otros, me doy cuenta de

No pasa nada

En ese momento me parece que quiere dinero. Intento deshacerme de él, que retire sus postales de Barcelona de encima del diario que estoy leyendo. Le digo -sospecho que amablemente- que soy de Barcelona. “No pasa nada”, repite en un

No pasa nada

En ese momento me parece que quiere dinero. Intento deshacerme de él, que retire sus postales de Barcelona de encima del diario que estoy leyendo. Le digo -sospecho que amablemente- que soy de Barcelona. “No pasa nada”, repite en un

Lo que no tomamos

Hay muchas fotos que no hago, que ocurren cuando no llevo cámara. Ya no maldigo esos instantes que entiendo que se me regalan sólo a mí y sólo entonces. Podrían ser un guiño del universo. Annie Leibovitz se lo dijo

Lo que no tomamos

Hay muchas fotos que no hago, que ocurren cuando no llevo cámara. Ya no maldigo esos instantes que entiendo que se me regalan sólo a mí y sólo entonces. Podrían ser un guiño del universo. Annie Leibovitz se lo dijo