Archivo de Categorías: Felicidades

Sin cálculo

Algunas canciones me transportan al territorio por el que parece discurrir la verdadera vida. Me atraviesan límpidas, sin el parapeto de las palabras, y me noto entonces expresarme en sus notas y en la fuerza que las impulsa con un

Sin cálculo

Algunas canciones me transportan al territorio por el que parece discurrir la verdadera vida. Me atraviesan límpidas, sin el parapeto de las palabras, y me noto entonces expresarme en sus notas y en la fuerza que las impulsa con un

La clara Provenza

Llegamos a Maussane a primera hora de la tarde, con la intención de explorar todo eso tan hermoso que habíamos visto insinuado desde el coche. Entramos en un pequeño aparcamiento en los aledaños del pueblo y apagamos el motor. Entonces ocurrió lo extraño:

La clara Provenza

Llegamos a Maussane a primera hora de la tarde, con la intención de explorar todo eso tan hermoso que habíamos visto insinuado desde el coche. Entramos en un pequeño aparcamiento en los aledaños del pueblo y apagamos el motor. Entonces ocurrió lo extraño:

Escenas de resistencia a la velocidad. Oporto en 2016

Hice un alto en mi camino solitario por el Jardim de Serralves. Junto a una pista de tenis abandonada se levantaba su antiguo pabellón “de apoyo”, hoy convertido en salón de té. Pronto las glicinas cubrirían la terraza pero ahora la estructura

Escenas de resistencia a la velocidad. Oporto en 2016

Hice un alto en mi camino solitario por el Jardim de Serralves. Junto a una pista de tenis abandonada se levantaba su antiguo pabellón “de apoyo”, hoy convertido en salón de té. Pronto las glicinas cubrirían la terraza pero ahora la estructura

Atención flotante

Me pregunto cómo será volver en años futuros a este territorio que ahora recorro. Recordar el rubio exacto del cañaveral y a mí misma desviada de mi rumbo, como esperaba. Porque es en esa parte flotante de mi vida, el

Atención flotante

Me pregunto cómo será volver en años futuros a este territorio que ahora recorro. Recordar el rubio exacto del cañaveral y a mí misma desviada de mi rumbo, como esperaba. Porque es en esa parte flotante de mi vida, el

Campanadas como magdalenas

A veces vuelvo al pueblo ahora no muy lejano en el que pasé mis antiguos veranos. Es el lugar en el que una higuera dotó de significado a todas las posteriores, en el que lo verde, lo natural, pudo existir

Campanadas como magdalenas

A veces vuelvo al pueblo ahora no muy lejano en el que pasé mis antiguos veranos. Es el lugar en el que una higuera dotó de significado a todas las posteriores, en el que lo verde, lo natural, pudo existir

Historia de un libro

Ya puedo tocarlo. Existe. Y el próximo día 5 se presenta en el ayuntamiento de Aiguafreda. Últimes veus d’una època (Últimas voces de una época) surge como una indagación sobre el lugar en el que vivo. Pero en él se oye sobre todo la

Historia de un libro

Ya puedo tocarlo. Existe. Y el próximo día 5 se presenta en el ayuntamiento de Aiguafreda. Últimes veus d’una època (Últimas voces de una época) surge como una indagación sobre el lugar en el que vivo. Pero en él se oye sobre todo la

La niebla vacía el mundo

La semana pasada, de visita en Endériz para abrazar a Katixa (pronto escribiré sobre ella y su nueva librería), estuve una mañana fotografiando la niebla, con esa urgencia mía de belleza sobre la que habían estado bromeando todos el día anterior, anticipando lo que, efectivamente, hice al

La niebla vacía el mundo

La semana pasada, de visita en Endériz para abrazar a Katixa (pronto escribiré sobre ella y su nueva librería), estuve una mañana fotografiando la niebla, con esa urgencia mía de belleza sobre la que habían estado bromeando todos el día anterior, anticipando lo que, efectivamente, hice al

La diversión y la experiencia

Fue Joan quien nos habló de ellas: tres ancianitas deliciosas, dijo, tres hermanas octogenarias que los viernes llegaban en su 4L para instalarse durante el fin de semana en la pequeña masía vecina. Venían del barrio de Sarrià. Una pintaba, la

La diversión y la experiencia

Fue Joan quien nos habló de ellas: tres ancianitas deliciosas, dijo, tres hermanas octogenarias que los viernes llegaban en su 4L para instalarse durante el fin de semana en la pequeña masía vecina. Venían del barrio de Sarrià. Una pintaba, la

Vida en la frontera

Aquí la gente se considera de bosque. Yo me he vuelto también de río y de bosque. En los paseos a los que nos llevan cada día los perros descubro mi comunión creciente con la naturaleza, un acceso gradual a sus

Vida en la frontera

Aquí la gente se considera de bosque. Yo me he vuelto también de río y de bosque. En los paseos a los que nos llevan cada día los perros descubro mi comunión creciente con la naturaleza, un acceso gradual a sus

Una taza en un platito

Una ciudad de provincias, altanera con los pueblos circundantes pero todavía pausada, de abrazo amable. La peluquera me ha masajeado largamente la cabeza a la hora del champú, informada de mi cansancio. Le gusta mucho hacerlo, me dice, se pasaría

Una taza en un platito

Una ciudad de provincias, altanera con los pueblos circundantes pero todavía pausada, de abrazo amable. La peluquera me ha masajeado largamente la cabeza a la hora del champú, informada de mi cansancio. Le gusta mucho hacerlo, me dice, se pasaría

Menos

¿Qué paz nueva es ésta que me recorre? Me he vuelto doméstica, mínima, entregada. Ofrezco amor. Me apresura la belleza.  

Menos

¿Qué paz nueva es ésta que me recorre? Me he vuelto doméstica, mínima, entregada. Ofrezco amor. Me apresura la belleza.  

A la hora de la verdad

  Puedo ensartar felicidades como en un collar: la tramontana chocando contra los árboles (sobre todo, eso, un silencio fuerte, casi una advertencia); la montaña cada día más nítida, más árbol a árbol, más Alain; la playa nublada regalada a

A la hora de la verdad

  Puedo ensartar felicidades como en un collar: la tramontana chocando contra los árboles (sobre todo, eso, un silencio fuerte, casi una advertencia); la montaña cada día más nítida, más árbol a árbol, más Alain; la playa nublada regalada a